#OneLoveManchester o cómo combatir el discurso del miedo

Foto de eluniversal.com

Que Europa se enfrenta a una de sus mayores crisis de identidad desde la creación de la Unión Europea no es ningún secreto. Que los múltiples ataque terroristas en suelo europeo durante los últimos meses han servido como caldo de cultivo para el racismo y para una oleada creciente de odio hacia el extranjero, tampoco.

Sorprende entonces que ninguna opción política, nueva o vieja, haya sido capaz de articular un relato capaz de mantener vigente el espíritu de la Unión Europea y de atajar el discurso del miedo al diferente. Los partidos socialdemócratas que han gobernado en Europa durante la crisis han tenido que aplicar medidas que los acercaban a los partidos más conservadores, generando desilusión entre su electorado. Los partidos conservadores, por miedo a que los partidos de ultra derecha se llevaran a parte de sus votantes, han endurecido públicamente su postura contra la inmigración y, así, todos se han ido desplazando hacia posturas de protección de sus ciudadanos frente al que viene de fuera.

No es de extrañar entonces que, cuando a la crisis económica y de identidad se le han comenzado a sumar ataques terroristas de diversa índole en territorio europeo, los discursos, más allá de rechazar “todo tipo de violencia” y de situarse “contra el terror”, se hayan quedado cortos y no hayan conseguido aplacar los nervios ni el miedo de muchos. 

En Reino Unido, en parte por la campaña electoral que se encuentra en su momento álgido y tras los atentados de Manchester hace un par de semanas y el del Puente de Londres hace solo unos días, la primera ministra Theresa May ha declarado que “hay demasiada tolerancia hacia el extremismo en nuestro país”, al tiempo que pedía “negar cualquier espacio a los extremistas” y afirmar así “la superioridad de los valores británicos”. Si a eso le sumamos el clima de crispación y nacionalismo creado durante el Brexit, el mensaje que se está imponiendo es, sin duda, el del miedo.

Por todo esto resulta interesante que, entre tanto ruido y tanto caos, se hayan abierto un hueco la música y el espectáculo. Se entiende quizá si repasamos algunos de los atentados de los últimos dos años y descubrimos que los más sonados han sido en un semanario satírico, una sala de conciertos en París, mercadillos navideños, terrazas donde la gente disfrutaba de una festividad o el concierto de una cantante pop cuyo público principal eran niñ@s y adolescentes acompañados de sus padres. Y, aunque no es la primera vez (ni será la última) que el mundo de la música decide marcar su propio ritmo en cuestiones de gran calado social, lo cierto es que la explosión de métodos nuevos de comunicación han hecho que los cantantes y artistas sean más que nunca referentes para millones de millenials que siguen en la red social que corresponda cada paso en la vida de sus cantantes favoritos. 

Así, mientras la primera ministra del Reino Unido enviaba un mensaje de miedo y crispación, Ariana Grande, Miley Cyrus, Cold Play, Katy Perry, Justin Bieber, Pharrell Williams y otros muchos artistas se juntaban para hacer lo que mejor saben hacer: dar espectáculo y cantar. Bajo el lema “One Love Manchester” reunieron a más de 60.000 personas en el Crickett Old Trafford en un concierto benéfico que se retransmitió en más de 180 países por la MTV y a través de YouTube y Twitter. Las 50.000 entradas para el espectáculo duraron 20 minutos a la venta que se suman a los 12 millones de dólares para la Fundación We Love Manchester, de los que 2,5 millones se produjeron  durante el espectáculo vía online. Las palabras más repetidas durante el show fueron “together” y “love” y estuvo plagado de declaraciones y mensajes de emoción. Uno de las que más claro habló fue Katy Perry, cuando dijo:

“It’s not easy to always choose love, isn’t it? Especially in moment like this, right? It could be the most difficult to do. But love conquers hate and love conquers fear. And this love that you choose will give you force, and it’s our greatest power. […] I encourage you to choose love. Even when it’s difficult. Let no one take that away from you.”

“No siempre es fácil elegir el amor, ¿verdad? Especialmente en momentos como este. Puede llegar a ser lo más difícil de hacer. Pero el amor vence al odio y el amor vence al miedo. Y este amo que vosotros elegís os dará fuerza, y es nuestro mejor poder. […] Os animo a elegir el amor. Incluso cuando no sea fácil. No dejéis que nadie os quite eso”.

Evidentemente Theresa May ni el resto de líderes europeos están hablando para la población que fue al concierto de One Love Manchester: la mayoría de ellos ni siquiera están en edad de votar y los que sí constituyen ese suelo tan volátil que resulta el voto joven, pero no podemos olvidar que el discurso que se está haciendo fuerte ente los políticos no sólo no afronta el problema sino que lo hace más grande, generando dudas y fomentando los miedos de una generación entera que no está acostumbrada a vivir en un estado de excepción permanente.

Bajo mi punto de vista, Ariana Grande y cía han hecho más por la integración y la convivencia con un solo concierto de lo que están haciendo la mayoría de opciones políticas, tanto en el Reino Unido como en Europa. Si éstas insisten en mantener un discurso beligerante y proteccionista, y mientras las opciones progresistas no asuman que la inmigración es un problema real para una gran parte de lo que podría ser su electorado objetivo, no habrá posibilidad de romper la brecha que se está abriendo en la convivencia en las ciudades europeas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *